Objetivo, próximo invierno cálido, calderas de gas natural

Para mejorar la confortabilidad de tu hogar debes optar por mejorar mucho el acondicionamiento de la casa, tanto para el frío como para el calor. A nadie le apetece vivir en una casa donde no paras de sudar en verano o no puedes dejar la bata o la manta en invierno. Para ello debes invertir y pensar en la mejor fuente de calor que puedes usar para calentar tu hogar, y es sin duda las calderas gas natural y por consiguiente la calefacción por gas natural.

El gas butano o el gas propano están muy extendidos en España, pero tiene el inconveniente de que al ser un gas envasado, es difícil de manipular debido al elevado peso de los recipientes o bombonas. Por ello es mucho mejor recurrir al gas natural, ya que es un gas que se suministra al cliente vía tubería, al igual que llega el agua a nuestra casa, por lo tanto, la comodidad es total.

Instala el gas natural en tu casa

Para pasar a este gas, solo debes adaptar tu instalación, aunque si bien es cierto, primero debes informarte si por la puerta de tu hogar pasa el gas natural, cosa que podrás hacer en cualquier suministrador o instalador.

A partir del sí, solo debes ponerte en contacto con un instalador, para que realice la instalación de una forma rápida, eficaz y en el menor tiempo posible, un día, suele ser lo habitual.

Deberás tener en cuenta que si pretendes utilizar el gas natural además para calefacción, necesitarás saber si tu caldera suministra suficiente potencia como para la demanda de agua que necesitarás en tu hogar. Si no es así, solo tendrás que cambiar tu caldera por una de mayor potencia.

A continuación será necesario conectarte a la cometida principal, esto se hace mediante la instalación de una tubería fina de cobre desde la cometida principal en la calle hasta tu caldera. En dicha tubería se colocarán dos llaves de paso para cortar el gas y entre ambas llaves de paso, se dispondrá el contador de gas natural, que medirá tu consumo.

Si no necesitas cambiar tu vieja caldera y funciona correctamente, suministrando suficiente agua caliente para los sanitarios y para la calefacción, solo deberás cambiar los inyectores de gas por unos de diferente calibre para que la combustión del gas sea la correcta.

Con todo esto tu instalación queda lista para el viso bueno del inspector de la empresa suministradora, el cual verificará toda la instalación y si todo es correcto emitirá el certificado que acredita que puede comenzar a llegar el gas natural a tu hogar para darte ese ansiado calor que necesitas para estar confortable.

Deja un comentario